Manejo Poliposis Nasosinusal

La poliposis nasal es un motivo de consulta frecuente. Son pacientes que explican que no pueden respirar bien por una o ambas fosas nasales, disminución del olfato, secreciones nasales anteriores y/o posteriores y ocasionalmente dolor de cabeza .

Los pólipos son producto de una enfermedad inflamatoria de origen diverso (alérgico, inflamatorio, infeccioso, mecanico, etc,) y se produce una degeneración edematosa de la mucosa nasal que provoca la formación de unas lesiones de aspecto polipoideo lisa y translucidas. La evolución natural es que se originen a nivel del etmoides anterior y progresivamente se pueden ir extendiendo a los meatos medios y las fosas nasales. Pueden ser unilaterales y/o bilaterales.

Es frecuente que estos pacientes presenten además estornudos y picores nasales y /o oculares, además también es frecuente que presenten en mayor o menor medida sintomatología asmática.

En el caso de estos pacientes en los cuales se sospecha una causa alérgica se puede realizar un estudio alergológico, pero se debe considerar que en caso de ser positivo, las pruebas sólo indican que los tests dan positivo para determinados alérgenos. Ello no significa que sean el origen de los pólipos nasales, lo cual explica porque el tratamiento mediante inmunoterapia, no consigue normalmente la reducción de los mismos.

Se trata de una enfermedad crónica pero de carácter benigno que nunca degenera, aunque en el caso de una poliposis nasal eminentemente unilateral que no presente las características anteriormente descritas, siempre se debe realizar una biopsia.

El diagnostico se basa en la exploración endoscópica de las fosas nasales, que confirmará la presencia de estas masas polipoidea suni o bilaterales, normalmente localizadas a nivel de uno o ambos meatos medios y extendiéndose en mayor o menor medida a las fosas nasales.

Una vez realizado el diagnostico, el tratamiento se realiza mediante corticoides nasales tópicos, y además, se debe solicitar un TAC o scaner nasosinusal, que confirmará la extensión de los mismos.

Se puede administrar corticoides vía oral, en el caso de que la poliposis nasal sea muy severa, pero se debe considerar que aunque se producirá una reducción de los pólipos esto será transitorio.

El tratamiento inicialmente siempre debe ser medico  mediante corticoides nasales y realizar un seguimiento periódico de estos pacientes .

Los corticoides tópicos pueden conseguir controlar la enfermedad y/o reducir los pólipos  nasales, pero es muy difícil que los eliminen a no ser que sea una poliposis unilateral muy pequeña.

El pronóstico evolutivo depende del tamaño y la localización de los pólipos, es decir, si son pacientes con una poliposis bilateral que afecta a etmoides anterior, posterior, frontal, maxilar y esfenoides bilaterales. Se debe explicar que es una enfermedad difusa de la mucosa nasal, que está generando estos pólipos y que el tratamiento siempre debería ser médico con corticoides tópicos y ocasionalmente además corticoides vía oral. Aunque si la calidad de vía del paciente es mala, con una severa dificultad respiratoria nasal y dolor de cabeza persistente, no se debe descartar la posibilidad de la cirugía que deberá complementarse con los corticoides nasales postoperatoriamente y estrictos controles postoperatorios.

Se debe considerar que la utilización de los corticoides tópicos o via oral no es inocua y que están contraindicados en los pacientes con glaucoma (presión ocular alta), lo cual es un criterio para aconsejar la intervención en estos pacientes dado que no se puede utilizar.

El Dr. Barceló Colomer aconseja la intervención casi siempre en caso de poliposis nasal, excepto en los casos anteriormente descritos de poliposis  masiva bilateral, porque es la única posibilidad de solucionar total y definitivamente el problema.

Los comentarios están cerrados.