Reflexiones post congreso The Portland Rhinoplasty Course

Reflexiones en primera persona del Dr. Barceló Colomer sobre el congreso The Portland Rhinoplasty Course

Recientemente he estado en Portland en un curso de Rinoplastia donde he podido debatir con colegas norteamericanos y latinoamericanos.

En este curso la mayoría de los ponentes eran otorrinolaringólogos aunque también había cirujanos plásticos, los asistentes al curso provenían de diferentes especialidades desde los cirujanos maxilofaciales a los plásticos pasando por los otorrinolaringólogos.

Mi idea previa del curso era poder intercambiar opiniones y experiencias con los mejores cirujanos de Estados Unidos , especialmente con Dean Toriumi y ver cuales son las ultimas tendencias en Rinoplastia.

 

Mientras la mayoría de los cirujanos latinoamericanos prefieren la técnica cerrada, la gran mayoría de los cirujanos norteamericanos se decantan por la técnica abierta.

 

Particularmente, les comente que yo realizaba una técnica propia que no era ni la cerrada ni la abierta sino que combinaba lo mejor de ambas evitando las posibles complicaciones. Como por ejemplo una necrosis de columela, que se puede producir en el caso de rinoplastia externa (se presentaron varios casos con resultados dramáticos).

La verdad es que el curso no me decepciono en absoluto, pero resulta muy interesante comprobar como todos coinciden en considerar la cirugía de la rinoplastia como la mas difícil.
 

¿Por qué es realmente tan difícil la rinoplastia?

En primer lugar porque la anatomía en los pacientes que se van a intervenir de rinoplastia o septorrinoplastia es muy diversa de modo que no hay 2 pacientes iguales, por ejemplo puede ser que presenten la punta nasal o el dorso nasal similar seguro que el septum nasal es muy diferente de modo que introduce una nueva variable.

Otro factor es que según la formación, las ideas sobre la rinoplastia son muy diferentes, es decir, no es igual el enfoque que va hará un otorrinolaringólogo que un cirujano plástico. También debemos considerar que las diferentes técnicas de resección, sutura y colocación de injertos, presentan un margen muy estrecho de error de manera que ejecutadas inadecuadamente, los resultados pueden ser desastrosos.

Por todo, ellos consideraron que un cirujano se podría considerar un especialista en Rinoplastia a partir de haber realizado una 300 intervenciones, esta cifra es realmente muy alta y pocos cirujanos la conseguirán a lo largo de su vida profesional. Habitualmente son necesarios mas de 20 años de experiencia para poder llegar a estas cifras y mas si consideramos que actualmente, en nuestro país durante la formación como especialista se realizan muy pocas rinoplastias de manera que los otorrinolaringólogos, cirujanos plásticos y/o cirujanos maxilofaciales, obtienen el titulo con muy pocas o ninguna intervenciones realizadas.

Los comentarios están cerrados.