Testimonios

Testimonios reales

Llevaba años con problemas respiratorios que me impedían dormir bien, realizar deporte al 100%, me generaban fuertes dolores de cabeza, inflamación de la
zona nasal, sensación de ahogamiento, mucosidad en los oídos que me ocasionaba mareos, y un largo etc. Las alergias y la sinusitis lo empeoraban aún más. Cansada del tema, comencé con médicos. Me realizaron una Turbinectomía (operación de cornetes) hace cinco años. Tras no notar mejoría, decidí visitar a un otorrinolaringólogo especializado en mi problema. Acudía la consulta del doctor Barceló en julio de este año, quien me dejó bien claro cuál era mi problema. Tenía una nariz compleja: mi triángulo nasal no tenía la proporción correcta para que los flujos de aire funcionasen. El tabique era demasiado estrecho, sufría de una gran desviación hacia el lateral izquierdo y seguía teniendo hipertrofia de cornetes. Además, tenía forma aguileña y la punta hacia abajo. En resumen, por el orificio derecho respiraba algo, mientras que el izquierdo lo tenía totalmente bloqueado. Me operó en agosto: Turbinectomia + Septorrinoplastia funcional. La primera semana es un poco dura (taponamiento, la sensación de presión e hinchazón...)por lo que hay que ir mentalizado. Aún así, con calma y paciencia se sobrelleva. Actualmente llevo un mes operada y he de decir que ha valido totalmente la pena. Ya respiro prácticamente al 100%, aunque el doctor me ha dicho que aún le falta desinflamarse; el resultado final se ve al año. Dónde más noto la diferencia es a la hora de dormir. Siento que puedo llenar los pulmones con facilidad, cosa que antes de la operación me era imposible. A nivel estético, ha quedado una nariz muy natural, totalmente simétrica,muy proporcionada con el resto de la cara, suavizando sus rasgos. No parece una nariz operada, que era lo que yo buscaba.

M.R.,

Acudí al doctor Barceló por mi dificultad de respirar por la nariz. Hace unos 20 años me operé del tabique debido a un accidente y me hicieron una mala praxis.
El tabique estaba totalmente hundido y eso provocaba que no pudiese respirar bien además de acumulación de mucosidad en la garganta, goteo postnasal y migraña. Me explicó que era una operación complicada ya que había que rehacer la mala praxis anterior y seguramente poner injertos de cartílago para reforzar el septo nasal. Aunque me dejó claro la complicación de la operación, sus explicaciones fueron muy específicas, concisas y llenas de profesionalidad. También me dejó claro que había posibilidades de no quedar bien en una sola intervención. Aun así su profesionalidad me dio mucha confianza. La operación fue un éxito. El postoperatorio fue muy bien y sus explicaciones a mis molestias en los días siguientes también fueron de gran ayuda. En tres semanas ya noté mucha mejoría y ahora respiro por la nariz como hacía mucho tiempo que no podía hacer.

A.F.,

He estado durante años acomplejada por la forma de mi nariz. De frente no se notaba mucho pero mi perfil era horrible. Visite a muchos cirujanos plásticos y la verdad es que no ofrecían una sensación de seguridad. Varios me comentaron que era una nariz muy difícil de arreglar y que ellos actualmente hacían pocas rinoplastias que hacían muchas prótesis de mamas y pocas rinoplastias. Cambien visite a varios otorrinos pero aunque si me decían que mejorarían la respiración la parte estética la veían muy difícil de arreglar. Finalmente buscando por internet encontré al doctor Barceló. Me comentó que si que era una nariz difícil pero que no había ningún problema en solucionarlo. Me mostró fotos de pacientes similares que había operado y el resultado era espectacular. Estoy muy contenta con el resultado, respiro muy bien, tengo una nariz muy bonita y tengo la cara más armónica. Me veo muy guapa.

V.R.,

Me operé de septoplastia (corrección tabique nasal) y reducción de cornetes el pasado 21 de Setiembre. Me habían operado dos veces con radiofrecuencia con unos resultados muy mediocres, por lo que a la vista de mis dificultades para respirar normalmente me decidí por una intervención más integral y profunda.
En absoluto es dolorosa, pero el postoperatorio es duro. Los cinco días con taponamiento son psicológicamente molestos, aunque objetivamente haces una vida bastante normal: comer, beber, hablar...con una dificultad aceptable.  Es como estar muy resfriado y debes respirar por la boca.  Por la noche va bien tener un vaso de agua a mano. Retirados los tapones, acto desagradable pero relajante a la vez, aún no respiras bien.  Dos o tres días más para retirar las membranas de silicona que soportan el tabique nasal, ya se nota una mejora significativa. En este acto me quitaron casi todas las suturas excepto las más profundas. Cuando esta fueron cayendo solas en dos-tres semanas, la respiración se vuelve ya casi normal, y he notado una mejora progresiva a medida que pasan las semanas. Supongo que va desapareciendo cualquier inflamación y todo el interior de la nariz se va normalizando. Me preguntaba el doctor Barceló si había valido la pena. ¡Volvería a operarme!  Sólo lamento haber esperado tanto tiempo.

L.G.,